fundición por Gravedad

Dentro de los procesos para producir piezas en aluminio o zamak, posiblemente la más generalizada es la fundición por gravedad. Consiste en el colado del metal fundido dentro de un molde y su solidificación por su propio peso, de ahí su nombre “por gravedad”, es una de las técnicas de moldeo más comunes. La fundición por gravedad, también llamada a coquilla, permite producir series cortas o largas de piezas, distintas aleaciones, con una calidad óptima y unos tiempos de puesta en marcha reducidos.

Este método nos aporta rapidez en la elaboración del molde y la posibilidad de utilizar distintas aleaciones y poder realizar series cortas de piezas a un coste menor. Sectores como la Iluminación, automoción, mobiliario y decoración, son un ejemplo de los sectores de los cuales se beneficia este tipo de fundido.

Una de las características importantes, que en muchos casos decantan la producción de las piezas hacia la gravedad, son las posibilidades que ofrece a la hora de modelar piezas con formas que en otras técnicas de fundición serian imposibles de conseguir.

La capacidad de introducir noyos de arena para conseguir hueco en el interior o con distintas formas hacen de este método la mejor opción.

Los moldes que se fabrican hoy para esta técnica se construyen con aceros aleados, incluso templados para producciones largas, permitiendo tolerancias dimensionales de las piezas muy ajustadas. Son moldes que se montan en máquinas coquilladoras para realizar la producción, con procesos automatizados de cierre y apertura de molde y expulsión de las piezas; evitando de este modo golpes y deformaciones en las piezas y asegurando la vida útil del molde.

Existe una gran cantidad de aleaciones, sobre todo en aluminio, a utilizar. Desde aleaciones más comunes Al-2520 o Al-2521 hasta aleaciones más ricas en magnesio Al-2560 o Al-2653 que permiten un posterior tratamiento térmico de las piezas mejorando sus propiedades mecánicas.

Podemos estimar que se pueden conseguir producciones de más de 50.000 unidades con un mínimo mantenimiento del molde. Otra de las ventajas que presenta la fundición por gravedad es la rapidez en la fabricación del molde, acortando la puesta en marcha de los proyectos y permitiendo la entrega de muestras a los clientes dentro de unos plazos ajustados.

Podemos decir que la fundición por gravedad es ideal para series cortas a un coste de lanzamiento inferior, la posibilidad de plasmar distintas formas y poder darle un tratamiento termico posterior.

Este sitio web utiliza sus propias cookies y de terceros. Consideramos que si continua navegando, acepta su uso.  Cerrar | Leer más...